INVESTIGACIÓN Y EMPRESAS/UIM CIMES/Resonancia magnética

La Resonancia Magnética Nuclear (RMN o RM) representa actualmente la herramienta más poderosa del diagnóstico por imagen. A una capacidad de resolución casi tan extraordinaria como la de la Tomografía Axial Computarizada (TAC), se une la ventaja de no emplear radiaciones ionizantes.

La principal ventaja de un mayor campo magnético es la capacidad de trabajar con el doble de señal, lo que permite ejecutar los mismos estudios que en un imán de 1.5T en la mitad de tiempo (con mayor comodidad para el paciente), o en el mismo tiempo aumentar la resolución espacial, es decir, la nitidez de la imagen, por lo que es posible detectar lesiones mucho más pequeñas que en los aparatos actuales.

La RM permite además realizar diferentes técnicas de exploración como la resonancia funcional, espectroscopia, difusión, etc. Muchas de estás técnicas se basan en la detección de señales muy débiles en las que la intensidad del campo magnético que proporciona el equipo es definitiva para realizar estudios de calidad realmente diagnóstica. En este sentido los equipos de ultra-alto campo (3 T(tesla)) representan la opción ideal frente a los de alto campo (1.5 T ). Trabajar con el doble de campo magnético supone adentrarse en un nivel diferente de información, ya bajo estas nuevas condiciones magnéticas, la susceptibilidad de algunas partículas se multiplica, por lo que se consigue una información nueva, especialmente en el ámbito funcional y bioquímico, diferente a la que podemos obtener con aparatos convencionales.