INVESTIGACIÓN Y EMPRESAS/Investigación/Imagen molecular PET en ...

La capacidad de la PET para medir procesos metabólicos tiene una importante aplicación en el caso de enfermedades neurológicas como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la epilepsia y otras patologías que presentan aumento, o disminución, o ausencia de metabolismo respecto al tejido cerebral normal.

En el caso de la enfermedad de Alzheimer, la PET puede proporcionar una valiosa información confirmando el diagnóstico de sospecha y, lo que es más importante aún, nos permite realizar el diagnóstico y empezar con el tratamiento adecuado de forma muy precoz, aumentándose así la eficacia del tratamiento (por iniciarse tempranamente).

La PET es también útil en el diagnóstico diferencial de la enfermedad de Alzheimer con otras formas de demencia, como la demencia vascular, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Huntington, etc.

En los sujetos que padecen la enfermedad de Parkinson, la PET ayuda en el diagnóstico de una forma similar: permite un diagnóstico preciso y precoz de la enfermedad, evalúa la evolución de la enfermedad y permite establecer el diagnóstico diferencial con otras patologías causantes de alteraciones del movimiento.

En pacientes afectos de epilepsia la PET es una herramienta muy eficaz para localizar las áreas cerebrales responsables de los episodios epilépticos, determinándose así si la cirugía es una opción terapéutica válida.