Noticias

23 Nov 2018

Arranca “LABMálaga” con un debate sobre retos medioambientales y desarrollo sostenible en el sistema agroalimentario

Se trata de un “laboratorio ciudadano” impulsado por la Fundación General de la Universidad de Málaga y La Térmica

Cuevas del Convento de Alhaurín el Grande acogió ayer el primer encuentro del denominado ciclo “Radar. Ideas nuevas para un futuro común”, englobado en el laboratorio ciudadano “LABMálaga”, una iniciativa de la Fundación General de la Universidad de Málaga y La Térmica, centro de cultura contemporánea de la Diputación, coordinada por el profesor de la UMA Sebastián Escámez. Este ciclo cuenta con charlas gratuitas para dar a conocer experiencias de referencia en el ámbito de la innovación social desarrolladas en Málaga y provincia o fuera de ellas, pero incorporando la reflexión sobre su réplica en este entorno. La primera de ellas tuvo como protagonista el debate sobre los retos medioambientales y el desarrollo sostenible.

El acto fue presentado por María Rosa Morales, concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Alhaurín el Grande, que agradeció a las entidades organizadoras la celebración de este tipo de encuentros en la localidad y mostró la satisfacción del propio ayuntamiento por alojar la actividad. Por parte de la FGUMA asistió Patricia Benavides, directora académica del Área de Internacionalización, Cooperación y Apoyo. Escámez dio paso a las presentaciones de los expertos Margarita Jiménez, ingeniera agrónoma del Grupo de Desarrollo Rural (GDR) del Guadalhorce, y Miguel Ángel Quesada, catedrático de Biología Vegetal de la UMA, que hablaron de la relación entre lo rural y lo urbano como clave del desarrollo sostenible y expusieron como ejemplo al parque agrario del Guadalhorce.

La primera intervención la protagonizó el profesor Quesada, que aportó datos sobre sistemas en el mundo de la agricultura, tanto desde una perspectiva local como en casos a nivel internacional, y una visión documentada desde el punto de vista académico. Trató la importancia de la interacción entre el entorno agroalimentario y la identidad del territorio y el importante papel del análisis de las características biológicas, sociales y económicas de cada zona. Le siguió Jiménez, que destacó las condiciones climáticas y la cultura agraria que han puesto en desarrollo del Parque Agrario Valle del Guadalhorce. Además, expuso los objetivos y el papel del Grupo de Desarrollo Rural, una entidad sin ánimo de lucro con ámbito de actuación en la comarca del valle y que trabaja en la dinamización y en la apuesta por el desarrollo sostenible.

A lo largo del evento, se alternaron piezas breves de vídeo con entrevistas realizadas por Sebastián Escámez a distintos agentes relacionados con la agricultura y la alimentación en la provincia: José Carlos García, agricultor de la empresa familiar “La Huerta de Carmen”, José Luís Oblare, gerente de la cooperativa Guadalhorce Ecológico, Remedios Reina, bloguera de “La cocina malagueña-Alsurdelsur”, y Antonio Carrillo, presidente de la Asociación “La carta malacitana”. Se defendió la idea de preservar los espacios agrarios en torno a las ciudades para evitar que se fragmenten y desaparezcan, lo cual requiere promover allí la agricultura profesional que permita a quienes se dedican a ella vivir dignamente.

Esta primera conferencia del ciclo Radar fue complementada con un debate con la participación del público, agricultores en su mayoría, en el que pudieron compartir sus impresiones y experiencias sobre su labor diaria. Las contribuciones fueron numerosas y constructivas, en las que los propios asistentes valoraron positivamente este tipo de encuentros que combinan el conocimiento académico con el trabajo en el campo. Para finalizar la noche, los asistentes tuvieron la oportunidad de disfrutar de una degustación de productos locales seleccionados por Sabor a Málaga.

La próxima conferencia del ciclo “Radar” tendrá lugar el 12 de diciembre, en este caso se celebrará en las instalaciones de La Térmica y versará sobre arquitectura y urbanismo. Se presentará la propuesta del colectivo n’UNDO que prioriza la reutilización de infraestructuras y edificaciones.