ESCÉNICAS (y +) Toná. Adoración y profanación de los símbolos

Toná. Adoración y profanación de los símbolos

AVISO
Por razones ajenas a nuestra voluntad nos vemos en la obligación de cambiar la actividad que había programada para este día. Esperamos que disfrute de la nueva actividad «Toná. Adoración y profanación de los símbolos».

La memoria colectiva y los imaginarios populares son cruciales porque nos acogen y nos salvan del individualismo invitándonos a elaborar un relato compartido. Como todo lo relacionado con el pueblo, esta memoria cultural está llena de problemas, sin duda, pero volver a ella, para ensuciarla, renombrarla, y así, vitalizarla, es un acto de libertad frente al totalitarismo cultural o cualquier intención neoliberal de imponer o capturar un sentido, que solo esa colectividad puede administrar performativamente. También es un acto de resistencia contra el intento de nuestro sistema de desterrar y negar la enfermedad, la vejez y la muerte, que nos hace débiles cultural y espiritualmente y por lo tanto, dominables.

En la biblioteca de mi padre me reencontré con una biografía de Trinidad Huertas, La Cuenca, una bailaora malagueña del siglo XIX que se hizo famosa en todo el mundo con un número en el que representaba a una torera en plena faena y que le dio el sobrenombre de La Valiente.

He recuperado otras referencias de mi infancia, como la figura de la Virgen del Carmen, embarcada en procesión por el mar cada 16 de julio, en una fiesta que, como tantas otras del mundo popular, expresan un paganismo y un arcaísmo anterior al catolicismo y que sin embargo éste siempre ha aprovechado para articular sus mitos. También recuerdo cuando un amigo de mi padre nos llevaba de noche a esperar a que se apareciera la virgen entre los olivos. Me interesa la experiencia del milagro como la aborda Pasolini, como Ana Mendieta: la metafísica de la carne, su espectacularidad pobre, el testigo inesperado.

Los milagros están hechos de muchas cosas pero sobre todo, de la necesidad de que ocurran. Su carácter devocional no requiere una estructura formal demasiado elaborada, como dice mi amigo Rafael SM Paniagua «la eficacia de las formas culturales populares es de otro tipo. Su precisión es de otro tipo. Podemos elaborar una creencia a partir de una imagen abyecta, una mancha en la pared, un Cristo mal pintado. La devoción popular se organiza en torno a imágenes malas».

Confieso que el proceso de creación ha sido una liberación. Ojalá lo sea también para el público.

Se programa dentro de Fusión a Escena, una línea de Escénicas (y +) en colaboración entre FGUMA y el Ateneo de Málaga a través de su Vocalía de Teatro, que nos acerca a proyectos de creación contemporánea.

Fecha: 9 de febrero de 2023
Hora: 18:30
Inscripción: a partir del 9 de enero hasta agotar plazas
Lugar: Ateneo de Málaga, Calle Compañía, 2, 29008 Málaga
Cómo llegar: Autobuses con parada en Alameda Principal

ACTIVIDAD GRATUITA
Dirigido a

Preferencia para comunidad UMA (alumnado, PAS, PDI y PIF) y asociaciones que trabajen con personas en riesgo de exclusión. Inscripción gratuita. Apta para todos los públicos.

Plazas reservadas para asociaciones (Si tu asociación está interesada en participar ponte en contacto solicitando información en formacion@fguma.es)

Luz Arcas

Funda la compañía La Phármaco en 2009.

Es licenciada en Coreografía por el Conservatorio Superior María de Ávila de Madrid y en Dirección Escénica por la Real Escuela de Arte Dramático de Madrid.

Entre sus creaciones destacan Kaspar Hauser. El huérfano de Europa (Teatros del Canal, Festival Otoño de Madrid, 2016), Miserere. Cuando la noche llegue se cubrirán con ella (Teatros del Canal, 2017) y Una gran emoción política (Teatro Valle Inclán de Madrid, coproducida por el Centro Dramático Nacional, 2018).

Sus últimos proyectos son la trilogía Bekristen/Cristianos; Toná, coproducida por el Festival de Otoño de Madrid y estrenada en Teatro de la Abadía en 2020, y Trilla, un dúo con la compositora Le Parody.

Explora espacios no teatrales, como en Chacona (Centre Pompidou de Málaga, 2015), Embodying what was hidden (King Juan Carlos Center de Nueva York, 2015), La errancia (Centro Conde Duque, Garden State, 2018), Habitación con mi alma fuera (Museo Picasso de Málaga, exposición de Bruce Nauman, 2019) o Y qué más da, todo es gracia (Museo Picasso de Málaga, exposición Picasso-Calder, 2019).

La Phármaco lleva a cabo otro tipo de proyectos artísticos y pedagógicos como el de Mundo y Lenguaje (Malabo, Guinea Ecuatorial, 2016), Tú que tienes la luz (National School of Drama de Nueva Delhi, 2016).

Ha coreografiado para el Víctor Ullate Ballet (Los hijos más bellos, 2018), la Compañía Nacional de El Salvador (Dolorosa, 2019 y La Anunciación, 2021) y, junto a la coreógrafa Luz Gutiérrez, para el IPCNA (Lima, Perú, 2021).

Su repertorio ha girado por diferentes países, acompañado de proyectos docentes en Europa, África, América y Asia.

Es autora del libro Pensé que bailar me salvaría, publicado por Continta me tienes en octubre de 2022.

Actualmente trabaja en Todas las santas, una obra en creación con las actrices salvadoreñas Egly Larreynaga y Alicia Chong, coproducido por FIT de Cádiz y Teatro de la Abadía y en Mariana, coproducido por la Bienal de Flameco de Sevilla, Teatros del Canal de Madrid y Ma- scène nationale Pays de Montbéliard.

Luz Arcas es Premio El Ojo Crítico de Danza 2015, Premio Mejor Intérprete Femenina de Danza 2015 en Premios Lorca, finalista Mejor Intérprete Femenina de Danza en los Premios Max en 2017 y 2022, y Premio Injuve y Málaga Crea 2009.